En el corazón de Milola está el deseo de vivir una vida plena y deliciosa.

Se trata de amigos, familiares, vecinos - ¡incluso extraños!

Los buenos momentos que se producen alrededor de una mesa, con la familia y los amigos, son, sin lugar a dudas, la verdadera esencia de la vida. Puede haber muchas circunstancias personales que nos diferencien, pero siempre hay algo que nos reconcilia y salva esa distancia: la gastronomía. En nuestros viajes a distintas culturas hemos encontrado, sin excepción, ese nexo común, ese vínculo inefable. El alboroto feliz de los mercados de barrio, las risas y las confidencias que, sinceras, surgen espontáneamente en torno a una mesa.

Cuando una persona sufre de cualquier intolerancia alimentaria ese regalo se ve truncado, dando lugar a una soledad y exclusión tan triste como innecesaria. Esta exclusión no es intencionada, sino resultado, por lo general, de un mercado desinformado. Porque creemos que el trigo es esencial para la cocina, ¿verdad? Y los hábitos tardan en cambiar. La tradición es a veces un adversario más duro. ¿Pero y si no es así? Nosotros no estamos de acuerdo. Queremos volver a reunir a todo el mundo alrededor de una mesa, y trabajamos para que así sea.

Se trata de eliminar las barreras y creencias limitantes.

Creemos que históricamente, el trigo ha dominado nuestra dieta porque sí, porque estaba ahí, funcionaba, y se ha cultivado masivamente. Con ello hemos creado un hábito que nos ha atrapado en falsas creencias. Es cierto que funciona de maravilla en la cocina, pero también es cierto que este hábito nos ha atrapado en la creencia de que es la única alternativa para hacer buenos dulces y panes. Sin embargo, basta con abrir un poco más la mente y mirar alrededor para descubrir que la tierra nos brinda una variedad extraordinaria de materia prima que puede aportar riqueza no solo a aquellos que sufren intolerancia o alergia al gluten, si no al público general. 

Milola nació con el deseo y la intención de desafiar estos límites.

Pero no queremos convencerte con discursos largos. Preferimos seducir el paladar con dulces sabrosos y nutritivos. Entre las harinas que utilizamos se incluyen:

  • Sorgo

  • Teff

  • Mijo

  • Arroz

  • Trigo Sarraceno

  • Quinoa

  • Almendra
  • Avellana
  • Linaza
  • Psillium

Milola nace de nuestra pasión por la gastronomía y nuestro interés por la salud. Buscando el equilibrio entre la nutrición y el placer, hemos creado una carta de productos artesanales y sencillos, pero sumamente innovadores. Hechos por un grupo de gente que adoramos cocinar tanto como comer. 

Se trata de compartir los focos con colaboradores brillantes.

Nuestras harinas no son las únicas protagonistas. Con una abundancia de productos frescos, azúcar de caña integral, agave, savia de arce, frutas y hortalizas frescas de temporada, en Milola estamos empeñados en demostrar que la pastelería sin gluten da un nuevo significado a nuestra amada dieta mediterránea. 

Porque en la variedad está el gusto y la clave para una vida saludable, nosotros creemos que cereales como el sorgo, el mijo, la quinoa, el teff, el arroz y el trigo sarraceno son una salvación no sólo para los que sufren de intolerancia al gluten, sino una excelente alternativa para todos, gracias a su valor nutricional y sabor. 

Pero no queremos convencerte. Abre una caja de galletas Milola, y compruébalo. Lo vas a disfrutar. ¡Buen provecho!

Y para los más ambiciosos, aquí podéis leer lo que cuentan nuestros clientes, de nuestra pequeña revolución sin gluten.