Descriptores aromáticos del vino

A la hora de describir el vino dentro de las grandes familias podemos encontrar innumerables términos que nos permiten hacer el trabajo descriptivo con gran detalle.

Proponemos algunos ejemplos:

  • Florales: rosa, violeta, jazmín, magnolia, acacia, lirios...
  • Frutales: banana, damasco, cereza, naranja, manzana, frutas tropicales, frutas rojas o negras, pasas...
  • Especias: canela, vainilla, pimientas, nuez moscada, clavo...
  • Animal: carne de caza, plumas, plumas húmedas, lana, orina de gato, cuero, cuero mojado, miel...
  • Vegetal: madera, paja, hierba verde, hongos, pimiento verde, trufas, menta, pasto...
  • Mineral: volcánico, terroso, tiza...
  • Balsámico: pino, resina, jarabe...
  • Químico: fermentación, levaduras, ácido acético (quitaesmaltes), carbónico...
  • Empireumático: tostado, fuego, quemado, ahumado, caramelo...

Olores frutales comunes en vinos:

  • Frutas de hueso: albaricoque, melocotón, paraguaya...
  • Cítricos: pomelo, limón, lima...
  • Otras frutas: manzana, pera, níspero, membrillo...
  • Exóticas: piña, maracuyá, manco, lichis...
  • Flores blancas: jazmín, almendro, azahar...
  • Otras flores: melisa, verbena...
  • Herbáceos: hierba recién cortada, menta, eucalipto, heno, hinojo...

Olores frutales comunes por envejecimiento:

  • Especiados: vainilla, canela, pimienta, nuez moscada...
  • Terrosos: sotobosque, bosque mojado...
  • Infusiones: café, té..
  • Frutos secos: avellanas, almendras...
  • Balsámicos: eucalipto, regaliz...
  • Animales: cuero, animal...
  • Empireumáticos: caramelo, tostado...