En el corazón de Extremadura, a pocos minutos de Trujillo (Cáceres), se encuentra el lugar del que Aline Griffith, condesa de Romanones, se enamoró.
Read more